Hazlo en casa tu misma: agua de rosas

Add to Flipboard Magazine.

Paso a paso, sencillo y en casa, …¿conoces todos las propiedades y beneficios que para tu piel proporciona del agua de rosas? No podrás creer que puedas hacer tu misma este cosmético natural. No seas perezosa: sabemos que lo puedes adquirir en la farmacia o perfumería, pero si lo haces tu misma obtendrás un producto libre por completo de agentes químicos y con iguales beneficios.

Quizá hayas identificado el agua de rosas con el perfume de la casa de aquella tía abuela solterona y lánguida a la que había que ir a visitar cada vez que ibas al pueblo. Pero, no te equivoques: las propiedades de este preparado son verdaderamente sorprendentes. En primer lugar es estupenda cuando estás cansada en tu día a día, pues tiene propiedades descongestionantes y antiinflamatorias. Nada como aplicar agua de rosas sobre dos gasitas y posarlas durante unos minutos sobre nuestros párpados. !Verás qué increíble efecto sobre las bolsas y ojeras!

El agua de rosas suaviza manchas y matiza estrías. Dado su alto contenido en vitamina C tiene facultades para frenar el envejecimiento y sintetizar el colágeno. Este preparado a base de rosas va a proteger nuestra piel de los radicales libres que la estropean a diario. Para ello debes utilizar el agua de rosas a modo de tónico, es decir, tras la limpieza y antes de la hidratación.

Por otra parte, el agua de rosas tienen vitaminas B, E, taninos y pectina, lo que la convierten en un tónico perfecto con efectos antibacterianos y cicatrizantes. ¿No crees que sería perfecta para el acné, la dermatitis, las pequeñas heridas o aftas? El agua de rosas tiene otro efecto sobre nuestra piel y es que activa la circulación. Ello tiene, por ejemplo, efectos inmediatos sobre nuestro cuero cabelludo, pues activa el folículo piloso; de la misma forma, mejora las pieles resecas y las envejecidas.

Para su preparación necesitamos medio kilo de pétalos de rosa, una buena cazuela, medio litro de agua destilada y una botella de vidrio. En el hipotético caso de que puedas recoger tus propias rosas intenta que sea por la mañana, pues es cuando sus propiedades están en pleno apogeo.

Mezclamos los ingredientes en la cacerola y ponemos a fuego lento. Al cabo del rato observaremos cómo los pétalos van perdiendo su color natural; es el momento de bajar el fuego, pero sin destapar la olla más que lo necesario: el vapor debe quedar dentro, ya que es precisamente, donde se contienen los aceites esenciales de las rosas y todas sus propiedades.

Lo dejamos con el fuego más bajo durante otros diez minutos y a continuación lo apagamos, para dejar el preparado en infusión y reposo una hora. Esperamos a que se enfríe el preparado, colamos y envasamos en vidrio: es muy importante cerrarla bien y guardarla en la nevera. Al día siguiente nuestro preparado de agua de rosas estará perfecto para usar.

Fuentes:
belleza.trendencias
www.pinterest.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *