Miss Canadá: rompiendo esquemas.

Add to Flipboard Magazine.

Pues sí, llegó, paseó y venció: no se llevó la corona de Miss Universo 2016, pero dejó muy claro que los estándares de belleza están cambiando. ¡Gracias a Dios! Hermosura, naturalidad, autoestima y mucha, mucha seguridad en sí misma. Siera Bearchell dio todo un ejemplo en un certamen cada vez más rancio y lleno de caspa.

Miss-canadá-cambió-estandares-de-belleza

Así de estupenda estaba nuestra protagonista de hoy luciendo bañador. No obstante, como muchos humanos son del género tonto (siendo finos), tubo que soportar preguntas respecto de sus sentimientos al lucir un par de tallas más que sus contrincantes. Os reproducimos las palabras manifestadas por la Miss, ya que no tienen desperdicio: “¿Cómo se siente ser más grande que las demás delegadas? Esto fue lo que me preguntaron en una conferencia de prensa. Me quedé sin palabras. Y pensé, ‘¿cómo se siente ser yo misma?, ¿qué se siente ser así de segura como lo soy?, ¿cómo se siente cumplir mi sueño de representar a Canadá en Miss Universo?, ¿cómo se siente ser un modelo a seguir para las mujeres jóvenes que tratan de encontrar su camino?, ¿cómo se siente redefinir la belleza?’ Mi respuesta fue: ‘Se siente muy bien”

Miss-canadá-2017-revolucion-belleza

Lo que se llama un “Zas! En toda la boca!”. La propia Berchell ha manifestado lo penoso que resulta el hecho de que se te menosprecie por tu apariencia. Y no podemos estar más de acuerdo: en lugar de criticar debemos apoyar la diversidad y la seguridad en las mujeres. La belleza no tiene límites, mucho menos si por tales nos referimos al tamaño.

Miss-canadá-2017-revolucion-belleza-romper-esterotipos

Lo de esta joven abogada y empresaria ha sido una evolución hacia lo que es hoy en día. Hace tres años, Siera tenía el aspecto tradicional de una candidata a mis; sus medidas se aproximaban a los “90-60-90” tan deseados por la mayoría. Como ella misma explica, estuvo muchos años a base de pollo y espárragos, trabajando mucho y siendo verdaderamente infeliz. Y desde entonces decidió cambió sus hábitos, relajó la exigente dieta aún sin dejar de comer sano; en definitiva, decidió ser ella misma y acertó: ahora sí que se encuentra cómoda y feliz con su cuerpo.

Miss-canadá-2017-rompe-esquemas

Lo cierto es que a esta preciosa mujer la separan de sus compañeras de certamen algo más que dos tallas: su autoestima. Su capacidad para desfilar sabiéndose diferente a las otras 85 mujeres con las que competía y su carisma para atraer sobre sí los focos y la atención de medio mundo.

Miss-canadá-2017-meses-antes

Así era Siera meses antes del Certamen de Miss Universo. Resulta loable que esta mujer haya realizado tal cambio, haya reprimido su deseo y oportunidades de ganar el concurso para ser ella misma y concienciar al mundo de lo bella que puede resultar una mujer segura y que se quiere a sí misma.

“Soy segura, y eso el lo que me hace bella”.

Miss-canadá-2017-segura-bella

Agradezcamos el mensaje y aprendamos, como ella, a querernos como somos y a aceptarnos. Esto no implica que nos abandonemos o que neguemos cualquier tipo de mejora en nuestro cuerpo. Todo lo que nos haga mejorar es bienvenido, siempre que nos aporte felicidad. Así que, ya sabes: autoestima y seguridad; y el mundo es nuestro. Gracias por tu mensaje, Seira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *