Madrid se llena de corazones: ¿una preciosa obra de arte o estamos hablando de bandalismo?

Add to Flipboard Magazine.

Graffitis
La ciudad de Madrid está cubierta de corazones. Corazones en el asfalto, en las aceras o en las paredes, como decía aquella famosa canción de pop española.

Estos corazones son el resultado del trabajo del artista El Rey de la Ruina. Una obra que ha trascendido a las redes sociales por el positivismo que transmite. Por lo mucho que embellece la ciudad.

Estos corazones han tomado la ciudad, pero al igual que otras muestras del trabajo de artistas especializados en street art que llenan de color paredes, muros, garajes, cierres de tiendas con sus graffiti… y no están siendo valorados por todo el mundo.

¿Arte o vandalismo? Un debate que no termina nunca

Decenas de estas muestras de arte adornan nuestras ciudades y se entremezclan con el paisaje urbano, pero la línea roja que separa el arte del vandalismo es muy difusa y lo que para unos es Arte con mayúscula, y lo defienden por encima de todo, para otros es un atentado contra los bienes públicos y debería ser castigado.

Sí, al igual que Banksy con su última acción en París, que ya os contamos aquí, o el trabajo de otros artistas como Jean Michel Basquiat, Suso 33, Muelle, Borondo, Spy, Okuda o Jonipunto, los partidarios de los graffitis explican que con ellos pretenden expresan ideas, emocionarnos o denunciar un problema, mostrarnos un punto de vista del mundo y como tal se merecerían ser considerados como obras de arte por sí mismos.

Por otro lado, los que están en contra de los graffitis denuncian que estos aparecen en los sitios más inadecuados. En fachadas de edificios que ya en sí mismos son obras de arte, en las puertas de negocios que ya han pagado por tener una imagen que ellos mismos han decidido, en los vagones del metro que pagamos entre todos…

ISTANBUL. CLOSED GATE TO…. He estado visitando Estambul, un histórico lugar de paso y encuentro entre culturas, religiones, civilizaciones y viajeros. Capital de Imperios y hogar de gente humilde que vive de su esfuerzo e ilusión. Hoy la libertad en esa historica encrucijada de caminos está en riesgo, Asia menor ya no es el paraiso exótico cuna de la civilización, es la pesadilla y la guerra. Europa no es la tierra de la unión y la utopia que abre sus brazos a los debiles, es la codicia y el miedo. Todos dan la espalda. Nadie mira al frente, a lo que ha de venir, dónde está nuestro futuro
I have been visiting Istanbul, a historic place of passage and encounter between cultures, religions, civilizations and travelers. Capital of Empires and home of humble people who live by their effort and illusion. Today the freedom in that historic crossroads is at risk, Asia Minor is no longer the exotic paradise cradle of civilization, it is the nightmare and the war. Europe is not the land of union and the utopia that opens its arms to the weak, It is greed and fear. They all turn their backs. No one looks ahead anymore, what is going to come, where is our future

#streetart #r64 #Elreydelaruina #streethearts #streetheart #corazonespormadrid #corazón #graffiti #GraffitiIstanbul #Graffitiistambul #EstambulGraffiti #IstambulGraffiti #GraffitiEverywhere #graff #graffitiart #bombing

El street art tiene un precio. Y a veces sale demasiado caro

Muchas autoridades municipales tienen claro que los graffitis atentan contra la propiedad pública o privada y que tienen que ser eliminados y sus autores perseguidos.

En el caso concreto del Ayuntamiento de Madrid, el autor de los corazones que tanto nos han enamorado y que tienen tantos fans en las redes sociales podría ser sancionado económicamente con una multa mínima de 300 euros pero que puede llegar a subir mucho más. Y duplicarse hasta los 6000 euros en caso de ser reincidente. Estas penas se recogen en la Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos y Gestión de Residuos:

  1. Se prohíbe realizar cualquier clase de pintadas, graffitis e inscripciones, tanto en los espacios públicos como
    sobre el mobiliario urbano, o sobre muros, paredes de edificios, fachadas, estatuas, monumentos, arbolado
    urbano público y, en general, cualquier elemento integrante de la ciudad.
  2. El coste del servicio por su limpieza se imputará a quienes realicen las mismas y subsidiariamente, en el caso
    de menores de edad, a quienes ostenten su patria potestad o tutela, sin perjuicio de las sanciones que, en su
    caso, procedan.

En los últimos meses, el Ayuntamiento de Madrid ha puesto en marcha otra solución a este problema: un programa voluntario con el objetivo de educar por el respeto al patrimonio público y al que se apuntan los artistas graffiteros que han sido cazados “in fraganti”. En estos casos el ayuntamiento ofrece condonar multas previstas en la legislación municipal a cambio de una o varias jornadas de limpieza de pintadas a lo largo de la ciudad.

Pero los graffitis no solo pueden salir caros a los artistas que los hacen. La Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos y de Gestión de Residuos o el artículo 2.2.4 de las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid establecen que los inmuebles y los establecimientos son los responsables de mantener limpias sus fachadas y las partes más visibles de los mismos. Si tienen graffitis en sus fachadas también están incumpliendo la ley y tienen que pagar una multa, vamos.

De todas maneras, cada caso es especial y las penas pueden ser meras multas o agravarse, tal y como nos ha contado un abogado que hemos consultado: “Si nos ajustásemos al tenor literal del Código Penal, si los daños ocasionados superan los 400 euros y afectando a zonas de dominio público se podría tramitar penalmente, incluso por el tipo agravado, pero hay que estar más al caso concreto y a criterios de equidad, porque las consecuencias son bastante graves y estamos hablando de pintadas al fin y al cabo. Los Jueces modulan mucho. Si no superase los 400 euros de daños (siempre hay que acreditar) se podría tramitar como juicio leve. Antes, cuando existían las faltas se tramitaba como “deslucimiento”, ahí es donde jugaba el tema de qué se entiende por deslucimiento y qué daños”.

“Lo más normal es que si hay daños y están identificados los culpables se haga una reclamación civil. Es decir, se les demanda civilmente y probando que llevaron a cabo las pintadas, la realidad de los daños y la relación de causalidad, se les condenaría. Por otro lado, por ejemplo la famosa Ley 4/2015 de protección de la seguridad ciudadana establece ya en su Art. 37 unas faltas leves con sanciones administrativas entre las que se encuentra daños o el deslucimiento de bienes muebles o inmuebles de uso o servicio público, así como de bienes muebles o inmuebles privados en la vía pública, cuando no constituyan infracción penal. Aquí estaríamos ante sanciones administrativas que según el Art. 39 señalan multas de entre 100 y 600 euros“, nos explica esta experta en Derecho.

Madrid no es la única ciudad que castiga a los artistas callejeros.

En Bonn, por ejemplo, los artistas callejeros pagan multas de entre 200 y 300 euros o se ven obligados a realizar trabajos sociales ayudando a limpiar las fachadas con sus graffitis si no tienen dinero para pagar.

En Londres el riesgo puede llegar a ser mayor, aunque tiene fijada una multa mínima de 75 libras (unos 84 euros, aproximadamente) dentro de su normativa Clean Neighborhoods and Environment Act.

Pero, al igual que nos ha contado nuestro experto legal, cuando estamos hablando de grandes daños a la propiedad o incluso de graffitis racistas, según la ley del año 1971 (Criminal Damages) pueden a llegar a ser condenados por multas de más de 5000 libras (unos 5600 euros, aproximadamente) e incluso acabar con penas de cárcel

En Nueva York hay muchos factores que influyen en la multa por realizar un graffiti, pero las multas mínimas son entre 250 y 500 dólares (entre unos 210 y 420 euros, aproximadamente). La multa depende de si es la primera vez o si se es reincidente.

Si es la primera vez el problema muchas veces se soluciona participando en un programa del ayuntamiento para la limpieza de las calles o de realizar servicios comunitarios, pero si hablamos de casos más graves o de allanamiento de propiedades privadas, estamos hablando de vandalismo y de un delito de Clase D, que implica una multa por encima de los 1.500 dólares.

Fotos| El Rey de la Ruina

En Trendencias|

También te recomendamos


Banksy vuelve a París y “bombardea” sus calles de impresionantes denuncias racistas


Desafiando todos los obstáculos: los impactantes retratos y fotografías de acción del Embajador de Canon Samo Vidic


Una artista de Madrid ha creado la arquicostura… y el resultado nos ha dejado sin palabras


La noticia

Madrid se llena de corazones: ¿una preciosa obra de arte o estamos hablando de bandalismo?

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Rebeca Rus

.


Source: trendencias